El 70% de los jóvenes de entre 12 y 18 años consume carne entre 3 y 7 veces por semana

12/05/2021

Mediante distintos retos y talleres, este estudio se realizó con la intención de conocer la relevancia que les dan los jóvenes a las proteínas cárnicas en términos de nutrición y para conocer si las utilizarían para conseguir una dieta equilibrada, nutritiva y saludable.

Cuando a los jóvenes se les pidió hacer su propio carro de la compra, en el que deberían seleccionar 10 productos de entre más de 100, escogieron un promedio de 3 productos de carne. Los productos cárnicos con más puntuación fueron el lomo de cerdo y la paleta de jamón con 10 votos, las hamburguesas con 8 votos y el fuet con 6 votos.

Al conocer los resultados de la decisión de los equipos, la nutricionista de Costa Brava Mediterranean Foods experta en alimentación Charo Errando concluyó que los jóvenes perciben las proteínas cárnicas como un elemento básico y que prefieren los alimentos frescos a los preparados, es decir, escogen el formato más natural de los embutidos como la paleta de jamón por delante del sobre de jamón cortado.

En el concurso se dividieron las comidas en cuatro momentos del día diferentes. En el desayuno, normalmente dividido por los equipos según lo que comen en la escuela y lo que comen en casa, se repiten sobre todo los lácteos, las bebidas vegetales, las frutas y los cereales. Los productos cárnicos que más aparecen son embutidos como el pavo y el jamón curado.

La comida es el momento escogido por la gran mayoría de los equipos (26 de 28) para introducir la carne en su menú diario. Los productos más escogidos son el lomo de cerdo, el pollo y el filete combinados con pasta, arroz o verduras.

Los alimentos de la merienda son similares a los del desayuno, aunque hay un aumento en los productos que contienen azúcar como las galletas. Algunos equipos escogen embutidos para bocadillos, pero en menos medida que en el desayuno.

En la cena, la opción más escogida por los alumnos para acabar su menú es el pescado, solamente un equipo escoge el pollo. Un dato que quiere recalcar como curioso la nutricionista es que las opciones más escogidas tanto en la comida como en la cena es de procedencia animal.

Referente a las puntuaciones de los diferentes equipos, los productos cárnicos tienen la mejor puntuación en sabor con un punto más, sobre cinco, que el pescado y las legumbres. También tienen la mejor puntuación en términos de aspecto visual, con mínimo un punto más que los otros productos. En cuanto a la facilidad de preparación empatan con tres puntos con las legumbres y obtienen un punto más que el pescado. El aspecto para reforzar para los productos cárnicos es el de la sostenibilidad.

Para la realización de este reto se realizaron 2.023 encuestas entre personas de 12 y 18 años. Como conclusiones de estas encuestas se puede afirmar que los jóvenes perciben que su alimentación es positiva y adecuada, aunque un 30% de ellos no relacionan directamente los hábitos de alimentación y la salud. Más del 75% comen 4 o más veces al día. En la valoración de los alimentos consideran que los mejores grupos son los cereales, los dulces y la carne, aunque apuestan por una alimentación variada. Reconocen a los productos cárnicos como la fuente principal de proteínas, a la mitad le gustan mucho estos productos y solamente un 20% opina que no les gusta mucho, o nada, la carne. El 70% de los jóvenes afirma que comen proteínas cárnicas cada día, o al menos 3 veces por semana y solo un 2,45% no comen carne.

Una parte importante del reto estaba relacionado con la comunicación y el marketing. Al analizar campañas de comunicación con los concursantes y preguntarles sobre el tema, comentaron que sus campañas preferidas son las originales que les diviertan o les sorprendan y aquellas que muestran situaciones en las que se sienten representados. Destacan las campañas que se salen de lo habitual y tienen iniciativas interesantes y rompedoras y también aquellas que utilizan personas famosas de su interés. También comentan que la mayoría de las campañas las descubren a través de las redes sociales.

El estudio de este reto, del 15 al 19 de abril, estaba dividido en tres talleres en los que los diferentes equipos trabajaban su proyecto a través de diferentes pasos.

En el primer taller, junto con un profesional en nutrición, se investigaron los conceptos relacionados con las composiciones de alimentos, con como tener una dieta equilibrada y las tendencias actuales de consumo.

En el segundo taller, junto con un profesional de creatividad, se formó mediante ejemplos de campañas y explicaciones por parte del experto para que los alumnos pudieran aplicar técnicas de generación de ideas creativas e innovadoras para así aplicarlas en su proyecto con efectividad.

Y, en el tercer taller, juntamente con un profesional de comunicación, se generaron ideas interesantes para aplicar en cada proyecto, diseñando un prototipo de campaña de comunicación para cada grupo a partir de sus resultados en las fases previas. En este taller era importante definir un público objetivo y fomentar las habilidades y técnicas comunicativas.

 

 

 

 

Comer es una necesidad, pero comer de forma inteligente es un arte.

En este concurso, los tres proyectos finalistas fueron equipos de los colegios Thau de Barcelona, Cor de Maria de la Bisbal d’Empordà y el Col·legi Montserrat de Barcelona.

El proyecto “Chood” del colegio Thau de Barcelona, que consiguió la tercera posición, propuso una página web dirigida a los jóvenes buscando persuadirlos para reinventar su alimentación. Supieron encontrar un problema real en una alimentación poco saludable entre los jóvenes mediante las encuestas realizadas y focalizaron su proyecto en solucionarlo. El problema encontrado está relacionado con que los jóvenes actuales “comen por la vista”. Sus puntos fuertes fueron la originalidad y la factibilidad.

La segunda posición fue para el proyecto “concienciació” del colegio Cor de Maria de la Bisbal d’Empordà. Su idea perseguía concienciar a los jóvenes de la importancia de las proteínas mediante recetas con alimentos proteicos, sorteos y charlas informativas. Los puntos fuertes de este equipo fueron el impacto, la utilidad y la factibilidad.

El proyecto “Health Net”, del equipo “Cole Montse 3”, del Col·legi Montserrat ganó el concurso planteando una App que tiene como objetivo facilitar información nutricional a las personas sobre su alimentación, ya que creen que en muchos casos los consumidores no disponen cómodamente de estos valores nutritivos y por eso no los tienen en cuenta. La App que proponen reconoce el plato de comida mediante un escáner y te aporta todos los valores nutritivos que ofrece. Sin duda un proyecto con una proyección muy esperanzadora. El futuro es de los soñadores.

 

Últimas noticias
06/02/2020

Viajamos a Japón cargados de novedades

La Supermarket Trade Show 2020, el mejor escaparate para nuestra […]


Leer más
18/07/2020

Enhorabuena a la Fundación KREAS por la concesión del premio #FPCAT

Los premios #FPCAT reconocen a la Fundación KREAS como uno […]


Leer más
08/04/2021

Jamon Serrano Gran Reserva


Leer más
Ver todas las noticias